Home

Por Estalin Colqui

Al entrar al mercado Cooperativa Balconcillo nos llama la atención un olorcito típico de panadería y fritura. Son las ‘Yuquitas de Palermo’, para muchos las mejores de toda la cuidad Limeña. Las largas colas que se encuentran en el pasaje nº6 de dicho recinto, no son novedad. Todas ellas ansiosas de saborear el bocadito recomendado por el mismo Gastón Acurio. Cerca a las 10 de la mañana comienza esa rutina en el jirón Palermo, altura de la cuadra 4 de la avenida Canadá.

Dionisio Nahuinñan, conocido como el “Rey de las Yuquitas”, es hijo de Cesar quien empezó con toda esta aventura de los bocaditos fritos hechos a base de harina de yuca. Él, como muchos empresarios exitosos, comenzó siendo un ambulante más en la avenida México, pero debido a las constantes peleas que mantenía con los serenazgos pensó en tomar otras ideas de negocios formales, una de ellos fue el de construir un mercado junto a sus demás ‘colegas’.

Aquella idea trajo un buen porvenir pues ha cambiado su vida y la de sus familiares. Estudios, casa, reconocimiento, status y algunos lujos fue lo que le ha brindado las doradas masas de yuca. Él puede vivir tranquilo pues sabe que el negocio tiene largo tiempo de vida, o por lo menos un lejano final, porque hoy sus hijos estudian administración de empresas en universidades particulares. El deseo de Dionisio es que continúe de generación en generación.

Cesar tuvo en sus manos el mejor ingrediente para el éxito, su optimismo. Sumado al apoyo de sus amigos ambulantes y unión de ellos quienes juntos crearon el mercado Balconcillo. Los vecinos victorianos disfrutaban de aquel bocadito desde 1967, año en el que se creó dicho recinto comercial. Pero desde hace 10 años ‘la familia Yuquera’, como los conocen su distinguida clientela, tiene un local en los distritos de Surco y Chorrillos los cuales son administrados por los cuñados de Dionisio.

Al parecer el delicioso sabor de las yuquitas no tiene fronteras ni impedimento para que sea disfrutada por nuestros departamentos y vecinos  sudamericanos, sino que lo digan sus clientes de Japón, Alemania y Estados Unidos quienes fueron los primeros países extranjeros en probarla. Lo más curioso es que Dionisio sabe cómo llegan a tal destino.

“En los 60’s  el padre de los Nahuañan era botado a varazos de la avenida México, este año fuimos llamado a la feria culinaria Mistura 2010, esas son las ironías de la vida” exclamó Octavio, uno de los cuñados de Dionisio. Las ventas normales de un día no bajan de 200 soles, pero suelen subir en los fines de semana pues recaudan alrededor de 450 soles. Aquel buen sabor puede ser satisfecho con 30 céntimos, precio de la unidad.

                El creador de las yuquitas, César Ñahuiñan, antes era botado de la Avenida México  y el año 2010 lo invitaron a Mistura

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s