Home

Artistas y diseñadores se reunieron para una nueva edición del “Pecha Kucha Night”, evento en el que cada uno presentó sus proyectos e iniciativas independientes

Por Aramís Castro

La noche se acerca a la plaza Washington de Lima y los stands, instaurados para la Feria Contra de diseño independiente, se tornan cada vez más oscuros debido a la falta de iluminación en el lugar. Aunque esta limitación no parece ser un impedimento para la atención al público. Los compradores y curiosos siguen acercándose a los puestos de ropa, accesorios y objetos artísticos, creados por jóvenes deseosos de abrirse un espacio – ya ganado en algunos casos- en el mercado de moda limeño.

Luego de un par de minutos, los organizadores invitan a los participantes de la feria al Centro Cultural España, ubicado a escasos metros de la plaza Washington. Por su parte, los asistentes reciben un ticket, simple como el de una rifa escolar, y cruzan la pista para forman una fila al lado del auditorio del recinto.

Se aproximan las siete de la noche. Los encargados de la seguridad del local dan la orden al público para que ingrese al pequeño espacio. Poco a poco la sala se llena y una diapositiva, proyectada desde el segundo piso del ambiente, indica el evento que se llevará a cabo: ‘Pecha Kucha Night Lima’. Letras verdes con fondo blanco. La escena se completa con rock como fondo musical y una decena de participantes que se alistan para subir al escenario.

“Esta presentación se dio por primera vez en Tokio en el 2003 y en el Perú ya se va para su quinto año”, comenta Luis Felipe de la Fuente, uno de los organizadores del ‘Pecha Kucha’ (‘cuchichear’ en japonés), cuyo fin es presentar ideas sobre un tema específico presentado en un formato de 20×20. Es decir, 20 segundos de presentación para cada una de las 20 imágenes proyectadas. Tarea nada sencilla la que les esperaba a los novatos expositores.

La lista y orden de ponencias ya estaban acordados. Cada uno tendría menos de siete minutos para contar más de su marca, la iniciación de su negocio y cómo vieron realizados sus proyectos. Los nervios se percibían. Estar frente a un público no era una actividad diaria para los diseñadores. Así, el ‘Pecha Kucha’ debía empezar. La tienda ‘Amapolay’ fue la primera – y también última por un desperfecto técnico que no permitió que su participante terminara su presentación – en aparecer sobre la plataforma de madera, acondicionada con dos muebles rojos a los lados.

Diez se animaron a participar en esta oportunidad. Algunos con timidez, otros más espontáneos y divertidos. Cada quien con su propio estilo. Lo único que no ocultaron fue la satisfacción de narrar cómo habían realizado lo que más los motivaba: la moda. Haber ejecutado sus proyectos de forma independiente, añadía un valor agregado a lo expuesto. Cada vez que terminaba la transición 20, el público respondía con un caluroso aplauso. Especial reconocimiento para quienes día a día confían y creen en una propuesta personal.

 Las exposiciones de los participantes se desarrollaron en el formato 20×20. Es decir, 20 segundos para cada una de las 20 diapositivas que se proyectaban

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s